Haiku, de Iris Rivera y María Wernicke

Este libro, Haiku, de Iris Rivera y María Wernicke, recibió galardones que dan cuenta de su valor sin importar cualquier recomendación que uno pueda hacer aquí. Así y todo, no sólo quiero recomendarlo, sino que quiero comentar la experiencia que significó para mí leerlo: entrar y salir de él, llevándome cada vez distintas impresiones, a cuál más cautivadora.

Haiku, de Iris Rivera y María Wernicke

Las autoras de Haiku eligieron como acápite para este libro un poema de Basho, justamente, un haiku, que dice:

En el estanque
se zambulle una rana
ruido de agua.

Ese breve poema nos propone una situación inicial donde la naturaleza, representada por el estanque, parece estar asentada en la tranquilidad de manera inamovible. No obstante, la rana, ese otro aspecto de la naturaleza, con su breve salto, en su efímera zambullida, rompe la tranquilidad. Es un momento. Y entonces, en ese preciso instante, se produce una suerte de epifanía, vale decir: una manifestación única de una realidad que está más allá de lo aparente, de lo estático. Luego vuelve la calma, pero ya nada es igual.

Con la historia que se cuenta en este libro-álbum sucede exactamente lo mismo, como si toda el libro fuera, en sí, un haiku.

La narradora, la que cuenta la historia adentro de esta historia, es una niña, cuya vida se ve alterada por la visita de una desconocida que llega al vecindario a pasar una temporada:

Era diciembre y domingo.
Los vecinos llegaron de un país que queda lejos.

Entre esos vecinos hay otra niña que tiene la misma edad que la narradora del cuento. Y esa otra niña tiene un perro que se llama Haiku.

"Tenían un perro llamado Haiku / y una hija de mi edad"

Estas dos niñas se irán conociendo a partir de pequeños sucesos que transcurren de manera poética. Sucesos simples, lejos de cualquier oropel, lejos de cualquier pompa: el perro, Haiku, que mueve la cola y lame la mano de la niña que narra; la otra niña, que saca a la vereda una caja con dibujos y con otras cajas adentro, al final de la cuales: una cajita llena de nada. Sucesos simples, como ser: invitaciones, regalos, juegos, sombras, canciones enhebradas en un collar de amistad. Esos pequeños eventos que, también al modo de una epifanía, transforman la soledad de una niña, la conmueven, la aproximan al germen de la vida.

Pero un día, la niña que había llegado se tiene que marchar. Algo ha sucedido. Una extraña carta medió en la separación entre las amigas:

La carta traía un mensaje de lejos.
Y la familia se tuvo que ir.
Y ella se tuvo que ir.

No se explica ni se hace explícito más nada. La separación sucede como algo irremediable y sin razones. No obstante, la niña que parte deja a la niña que queda un último regalo: una pluma. El regalo, tan simple como todo lo que sucedió entre las amigas, cuando es apropiado por la niña que queda, la que narra, se transforma en algo así como una promesa: la promesa de un vínculo inquebrantable, la promesa de una amistad duradera.

Con total naturalidad, las ilustraciones de María Wernicke narran y se acompasan al ritmo de la historia contada por Iris Rivera: historia e ilustraciones, inseparables para el lector, transmiten la idea de la belleza que, en ciertas ocasiones, la soledad, el silencio, la mínima gestualidad pueden llegar a tener por su propia fuerza de sugerir, en potencia, algo más allá.

Este libro nos ofrece la belleza colorida que comporta lo rústico, lo arcaico, lo terroso: la belleza de algo como un fuego primigenio. Nos ofrece esa forma de la belleza completa, propia de algunos objetos que parecen incompletos. Esa forma de la belleza permanente, propia de objetos que parecen efímeros. Esa forma de la belleza que pude provocar la tranquilidad de un estanque que vuelve a la quietud luego de la zambullida de una rana. O la belleza que puede contagiar un haiku, cuando se transforma en la sombra enrollada de un perro, o cuando dibuja las huellas de tinta que un pájaro marca sobre el papel de una carta que aún no se envió.

Uno lee este libro, lo mira, lo aprecia, lo vuelve a leer, lo cierra, y sucede como con el haiku inicial: algo vibra adentro de uno, luego vuelve la calma, pero las cosas dejan de ser como antes. Lo digo así, y no creo estar exagerando.

Anuncios

24 thoughts on “Haiku, de Iris Rivera y María Wernicke

  1. Realmente extraordinario!! Me va a gustar entrar y salir de ese libro… Para eso voy a tener que ir a buscarlo.

  2. Gracias, Germán! Tu lectura de Haiku me dejó con la boca abierta. Todavía no la puedo cerrar.
    Un saludo, poeta! Iris

  3. haiku llegó de manos amigas, un mensaje que rompió soledades y caminó con patas de pájaro, qué grato leer esta reseña!!!

  4. Dan ganas de leerlo !!!!
    A buscarlo!
    Me encantó la reseña.Iris y María ….dos grandes.El libro, seguramente también lo será !!!

      • Me encantó Haiku. Pura imagen, incluyendo las palabras de una sencillez profunda y conmovedora. El niño que hay en mí pudo captarlo y le está encontrando matices. Maravilloso texto de Iris y la ilustración apropiada de María. Arte en su máxima expresión. Muy buena la reseña.

  5. Pingback: Muestra de María Wernicke en EL gato con bote « La memoria de un espejo

  6. Pingback: Muestra de María Wernicke en “El gato con bote” « La memoria y el sol

  7. me encanta el libro la sombra de hayku es un libro para ñiños pero me encanta a y por cierto señorita rivera me encantaria un dia ke balla a nuesta escula en santa fe rosario ntra sra de la merced por fa

    • Hola, Sheila! Qué alegría, recibir tu mensaje. Ojalá podamos, como vos decís, conocernos un día personalmente. Yo soy una señora que viaja, así que quién te dice que alguna vez pase por Santa Fe. Nunca se sabe… Por ahora, vos nos leíste a María y a mí… y nosotras te leímos. Empezamos bien, Sheila!

  8. Hola Iris… Este libro lo compramos el año pasado en la Feria del Libro, enamorados de tu manera de contarnos historias y de animarnos en este camino de la creatividad. ya nos conocés vía email porque te mandamos nuestros cuentos cuando te segimos como autora. Desde Tandil los chicos del Colegio Nuestra Tierra estamos esperando ansiosos que alguno de tus caminos inmensos te acerque hasta este lugarcito de NUESTRO MUNDO en donde TU MUNDO de palabras, sensaciones e imaginación nos llegó a nuestro corazón cmo HAIKU. No perdemos la esperanza de conocerte, y mientras tanto seguimos “visitandote2 a través de tus libros.
    Muchos besos
    Los chicos y seños del Colegio Nuestra Tierra de Tandil

  9. Es una maravillosa historia, que despierta algo muy profundo dentro de uno, con sueños compartidos, con idas y vuelta.Sucesos simples , pero que nos permiten entrar y salir de la historia muchas veces,siempre con sentimientos cada nez mas intensos. Gracias. SOMOS DE UNA ESCUELA DE LUJAN QUE ESTANOS RELIZANDO UNCURSO Y NOS DELEITANOS CON TU HISTORIA.

    • Gracias, gente de Luján! Me quedo pensando largo en eso que dicen sobre despertar algo muy profundo. Dicen que lo profundo de las personas puede estar dormido hasta que algo-alguien lo despierta… Eso que ustedes dicen también es muy profundo! Abrazos. Iris

  10. Gracias por tu devolución!!!!!!!!!!!!!!!!!!. si en algún momento tenés tiempo nos gustaria
    que nos recomendaras para seguir este camino de lectores algun otro cuento tuyo, para relacionar con el personaje de haiku.Mil gracias Iris.

  11. Realmente me encantó tu comentario. Te cuento que yo ni bien conocí el libro y su historia, tuve que entrar y salir varias veces de él, porque sentía que algo extraño pasaba en mí cada vez que lo leía. Y hoy encontré este fabuloso comentario tuyo. Ya estoy satisfecha. Además tuve el gusto y el honor de conocer a Iris Rivera y a María Wernike ¿qué más puedo pedir? Un gusto Germán

  12. Hola! Llegué de casualidad acá, rastreando un cuento de Iris Rivera que se llama “Como perros y gatos” (si no me equivoco), es una escritora encantadora para redescubrir todo el tiempo. Así que en estas posadas inesperadas que nos ofrece esta gran red, me detuve y conocí Haiku. Qué belleza!!!
    Admiro también muchísimo el trabajo de María Wernicke…
    Saludos!!

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s