About Germán Machado

Nací en Montevideo, Uruguay, en 1966. Soy escritor y gestor cultural. Escribo poesía y narrativa para adultos y para niños y jóvenes. Desde 2014 estoy radicado en Vic (Catalunya, España).

Matador: un pensamiento sobre lo incorrecto

En una entrevista de 1975, el argentino Juan Filloy hablaba de la necesidad de los escritores de llevar un manicomio adentro.

Él creía que si un escritor solo tiene en su cabeza a una población de personas correctas, una ciudadanía pulcra y ejemplar, su escritura sería monótona e insoportable, porque “la vida correcta es lo más estúpido que hay”.

Desgraciadamente, esta prédica no tiene hoy día mucha andadura en la LIJ. Pedimos corrección, pulcritud, ejemplaridad a cada página. Libros que abordan aspectos de la crueldad de la infancia o caracteres anormales no prosperan con facilidad, si es que llegan a prosperar.

66737061_10219501729437875_4820298790516817920_o.jpg

Nos cuesta tanto aceptar lo que propone un libro como este MATADOR: aceptar eso de que en la infancia, a veces, hacemos cosas equivocadas, incluso crueles, muy crueles. Y que confesarlas nos da mucha vergüenza. Y que esa vergüenza —justamente, esa vergüenza— nos lleva a cometer otros errores, peores errores, crueldades aún más crueles.

Y sin embargo, es cuando recogemos ese guante que nos lanza la anormalidad, la incorrección, lo díscolo, lo perturbador, lo desaliñado, justamente, en ese momento, es cuando tenemos una buena historia, fuerte, potente, removedora, sorprendente y que nos deja pensando mucho tiempo. Pensando, incluso, en el sustento a largo plazo de la maldad y de la bondad.

MATADOR, del escritor brasilero Wander Piroli (1931-2006) y del ilustrador Odilon Moraes. Editorial Babel, Colombia, 2015.

Cuatro deseos y tres libros para celebrar el Día Internacional del Libro Infantil

El 2 de abril es el aniversario del escritor danés Hans Christian Andersen, nacido en 1805. Este año sería su 215 aniversario.

sello

En coincidencia con la fecha, el IBBY ha promovido, desde 1967, o sea, ya hace 53 años, la celebración del Día Internacional del Libro Infantil con la finalidad de que las sociedades pongan en valor los buenos libros y las buenas lecturas entre los más jóvenes.

cartel 2020

Cartel conmemorativo del IBBY para el año 2020

Uno podría pensar que desde 1967 hasta aquí, nunca, pero nunca nunca, un día internacional del libro haya sido tan extraño como el que viviremos este año. La incertidumbre extrema ha ganado la partida. Nadie sabe qué pasará con nada de aquí a unos días, unas semanas. Puede ser que el principio esperanza siga funcionando, pero el principio certeza parece del todo suspendido. Pero, de toda maneras, quienes nos movemos en el mundo del libro infantil no dejamos de creer que hay ciertas cosas que, pase lo que pase, seguirán siendo necesarias: las buenas historias, la fantasía y la imaginación creativa, y esa capacidad que tiene la literatura infantil de inventar personajes capaces de hacernos olvidar las peores pesadillas.

Entonces, para celebrar este extraño día internacional del libro, como LIJbrero y como autor del mundo de la LIJ, quisiera expresar cuatro deseos sobre la Literatura Infantil a la vez de recomendar tres libros:

El primer deseo es que la LIJ continúe atravesando los siglos con la vitalidad que conservan los libros escritos por sus autores clásicos y de referencia.

Y en torno a este deseo, recomendaré el primer libro: Mis cuentos preferidos de Hans Christian Andersen. La adaptación es de Albert Jané. Se trata de una recopilación de 12 cuentos del autor danés cuya versión es absolutamente fiel a los relatos originales. La ilustración corre por cuenta de Jordi Vila Delclòs, uno de los mejores ilustradores catalanes de los últimos años, que en este libro realiza un trabajo realista de reconstrucción de época sin sacrificar en lo más mínimo la fantasía que encierran algunos de los relatos ya clásicos.

andersen

Publicado por Combel Editorial, Barcelona, 2007.

 

El segundo deseo es que la literatura continúe facilitando a niñas y niños el mejor acceso a la realidad a través de la fantasía.

Esa era la principal idea de Gianni Rodari sobre la fantasía. Y el segundo libro que recomendamos para acompañar este deseo es el de los Cuentos por Teléfono, quizás el mejor libro de este autor italiano del que en este 2020 celebramos su centenario. La edición que nos ofrece la editorial juventud cuenta con el plus de estar ilustrada por Emilio Urberuaga.

cuentos por teléfono

Publicado por Editorial Juventud, originariamente en 1972, en esta edición, en 2012.

 

El tercer deseo es que la LIJ siga teniendo la fuerza necesaria para comerse las peores pesadillas.

Y en este tiempo tan difícil que atravesamos, recomendamos el tercer libro, uno que ya es un clásico de la LIJ catalana, un título que tuvo en su momento una edición en castellano (de la editorial SM, de 1985, hoy descatalogado) y que auguramos que en algún momento acabe por ser un libro de referencia en la LIJ de todo el mundo, pues tiene la dimensión de una obra fundamental: se trata del libro La Nana Bunilda Menja Malsons, de Mercè Company y Agustí Asensio. El libro explica la historia de una pequeña hada que tiene por tarea aspirar las pesadillas de quienes mal duermen y luego transformar esas pesadillas en pasteles de chocolate: ni más ni menos.

la-nana-bunilda-menja-malsons-ed-catalan

La edición catalana es una recuperación del año 2011 para la colección Mars, editado por la Fundación Rosa Sensat y la productora cultural Magenta Universal.

 

El cuarto deseo: que la literatura infantil continúe siendo una literatura tan pero tan buena que hasta los niños la puedan leer, y que en breve podamos volver a celebrarla en las calles, en las plazas, en los parques, rodeados de gente que no tenga miedo de dar o recibir un abrazo.

CULOS Y MÁS CULOS

El primer día de ir a la piscina es vivido por Mila, la niña protagonista de este cuento, con absoluta naturalidad. Está ansiosa, porque por un lado la entusiasma ir al club y lanzarse a nadar, y por otro le da un poco de apuro saber si se animará a tirarse al agua. Normal. Tan normal como lo que encuentra cuando acompañada de su madre entra al vestuario femenino: culos, muchos culos, y cuerpos desnudos de todo tipo y color y edad y voluptuosidades. El final del cuento, además de premiar al personaje, hace lo que todo el libro intenta: celebrar la riqueza, el buen sabor de la lectura libre.

1, 2,3… ¡Culos!, de Annika Leone y Bettina Johansson, Editorial Gato Sueco, España 2019.

La desnudez humana, habitualmente censurada en la literatura infantil, cuando aparece en algún libro lo hace de manera estilizada. A este libro lo que lo convierte en una propuesta potente y atractiva es que rompe con esos dos prejuicios: muestra la desnudez y lo hace aceptando la diversidad del cuerpo humano, sus diferencias, sus “imperfecciones.”

Y todo ello con mucho humor.

El texto de 1, 2, 3… ¡CULOS! es de la “positivista corporal” sueca, Annika Leone, y lo ha ilustrado Bettina Johansson.

La editorial Gato Sueco viene proponiendo un catálogo de libros sobre cuestiones de género y coeducación muy respetuosos de la inteligencia de sus lectores, y muy jugado.

A tener en cuenta.

P.S.: Y pensar que hace unos años yo tuve problemas por escribir la palabra “culo” en una novela…

Maíces de silencio: de a uno se comen los poemas, y engordan.

Vamos a imaginar, por un momento, una escena rural: en el campo, un día soleado, sobre la tierra nutricia y polvorienta, una gallina se desplaza con calma, paso a paso, picoteando aquí y allá unos granos de maíz. Va despacio. Va sin prisa. Sube y baja la cabeza cada vez que conquista un grano amarillo, y otro, y otro más. Los come de a uno. Así engorda.

Esa escena podría ser la metáfora perfecta para ilustrar la lectura de este libro de poesía que lleva por título “Maíces de silencio”, porque el lector que entre en este libro lo hará con calma, poema a poema, leyendo página a página esas estrofas que con el discreto encanto de lo mínimo rompen la quietud del instante y se proyectan hacia la inquietante eternidad del silencio.

maíces de silencio_ portada

“Maíces de silencio”, de María Crisitina Ramos, ilustraciones de Sandra de la Prada, publica editorial SM, Colección Barco de Vapor, Serie Blanca, Primeros Lectores.

El lector leerá poco a poco, quizás en voz alta. Y callará. Bajará y subirá la cabeza sobre las páginas, como masticando los versos, para luego digerir ese grano luminoso que acaba de conquistar con su lectura. La poesía también es esta forma de leer.

Los poemas que nos ofrece María Cristina Ramos en este libro invitan a saludar lo invisible, lo eludido, lo que no tiene la solidez protagonista de la palabra dicha, sino la presencia agonista que late en el silencio de lo que, no habiendo sido nombrado, ofrece una mayor rotundidad para el pensamiento y para la imaginación:

En esta pecera,
uno, dos y tres,
desfilan dos peces
y otro no se ve.
¿Será pez de luna
o pez de papel?
Sabanita de agua,
¡déjamelo ver!
Dos peces saludan:
—¿Cómo le va a usted?
Pero yo saludo
al que no se ve.
En esta pecera,
uno, dos y tres.

Más de una vez me he quejado del abuso que se hace de las formas populares de la poesía cuando se la escribe para niños y niñas. La rígida normativa que exige el verso menor y la rima marcada se erige como ser y deber de la poesía infantil. Me he quejado de eso, sí, porque, más a menudo de lo deseable, la forma se erige como un vacío que pretende subrayar el carácter infantil de los versos y de las estrofas en desmedro del contenido literario del poema. Es de la falta de poesía de lo que me quejo ahí, cuando lo hago.

Quizás algunos hayan podido leer mi queja como un rechazo global por ese tipo de poesía más cercana a la tradición. Error. A mí me resulta maravilloso leer a una poeta como María Cristina Ramos cuando construye sus poemas con una precisión formal impecable, a la vez que va al núcleo de la poesía y la hace brillar, más o menos como brilla un grano de maíz para la visión polvorienta de la gallina que lo busca bajo el sol, picoteando aquí y allá, donde lo encuentre.

Eso es lo que vuelvo a hallar en este libro que contiene 12 poemas dirigidos a primeros lectores. Cada poema, breve, consume 4 páginas del libro, dispuestas de la siguiente manera:

-Una doble página impresa sobre un fondo de color plano, que contiene el título del poema y una ilustración de detalle;

maíces de silencio_ interior 01

Interior, páginas 8-9, título del poema: De sol

-Otra doble página que contiene el texto del poema y su respectiva ilustración en plano general.

maíces de silencio_ interior 02.jpg

Interior, páginas 10-11, texto del poema.

Las ilustraciones de Sandra de la Prada, de colores vivos, siempre impresas a sangre, pintadas a mano con acrílicos y ceras, prácticamente sin trazos de los contornos en las figuras, contagian un aire de una libertad que juega, a su vez, con una interpretación de los poemas que pasan a ser ilustrados en plan narrativo, saltando del plano detalle, que se ofrece en la primera doble página del título, a un plano general, desplegado en la doble página en que se lee el poema. En todos los casos, el aire que se ofrece en ese pasaje de las páginas coloreadas, que da un tempo de respiro y de reposo a la lectura, refuerza la invitación a entrar en los poemas como quien va picoteando, aquí y allá, la redondez de los silencios, sus granos de maíz, su nutriente.

El libro acaba de ser publicado por la editorial SM de España (setiembre de 2018), y recupera una edición de los poemas que la autora hizo en Argentina, en 2003 con la editorial Ruedamares.

Tres cuentos, tres libros y un recuerdo de infancia

 

En el último mes salieron de imprenta tres libros en los que fui invitado a participar. Por distintas razones, esa participación, ahí, me alegra y me abisma a la vez.

batiscafo

El primer libro lleva por título Batiscafo en las nubes (hay edición en catalán: Batiscaf als núvols) y lo publica la editorial valenciana Kireei. Para este libro colaboré con un cuento que lleva por título “El caballo de la plaza mayor” y fue ilustrado por Anna Aparicio Català. Hacía tiempo que quería escribir sobre caballos, y el cuento juega con las fantasías que puede generar este cuadrúpedo en las distintas edades de las personas. Las ilustraciones de Anna son una maravilla. Lo publica la editorial valenciana Kireei.

coberta VISUAL (1).jpg

El segundo libro lleva por título Visual i dits i nas i orelles i gust de cireres, y lo publica la editorial tarraconense Piscina, un petit oceà. Allí participan 39 escritores de literatura infantil y juvenil residentes en Catalunya. Es un libro sin ilustraciones, que viene a reivindicar, en un tiempo en que el predominio de la imagen se hace sentir, el valor de la palabra desnuda, su capacidad para dibujar historias e imágenes en la cabeza del lector. Todos los textos resaltan un sentido, con palabras. Participé con un cuento brevísimo que lleva por título “Aquella trista olor que arribava des del mar”. El libro es un prodigio de diseño gráfico y editorial. Me alegra y me abisma, aquí, el hecho de haber sido incluido en este libro junto a grandísimos escritores de la LIJ Catalana.

Calibroscopio_Torres García_solo tapa_final.jpg

El tercer libro se titula Joaquín Torres García. Arte en construcción, y es un homenaje al artista uruguayo que publica la editorial argentina Calibroscopio. Corría el verano del año 2012. Walter Binder, el editor de Calibroscopio, había viajado desde Buenos Aires a Montevideo y se reunió conmigo en el café Bacacay de Montevideo: teníamos algunas cosas por conversar. Él iba hacia una reunión en el Museo Torres García. Estaba intentando negociar los derechos para publicar un libro sobre el artista uruguayo para la colección Pinta tu aldea. Recuerdo que, café y calor mediante, le hice algunas sugerencias para esa gestión, pero no creo que le hayan servido de mucho. Un año más tarde, cambiando el café por unos chivitos, volvimos a intercambiar alguna idea sobre cómo conseguir la autorización. Walter fue tenaz con el asunto. Cuatro años después de aquella reunión me escribió para decirme que lo había conseguido: tenía los derechos, haría el libro y me convidaba a participar junto a un grupo de colegas de ambas orillas del Plata por los que siento una profunda admiración. Para este libro escribí un cuento breve que lleva por título “En el tren”. Para quien tuvo en su infancia un pasaje intenso por el taller de pintura de Dumas Oroño, alumno él de JTG, publicar un cuento en un libro para niños sobre el maestro del arte constructivista de la escuela del sur, de alguna manera, es agradecer un imaginario de infancia que se expande, aún hoy, en mi memoria, con el olor de los óleos con que dibujaba garabatos aquellos sábados por la mañana, cuando aprendí a dibujar caballos a partir de un rectángulo.