El trabajo titánico de querer a un árbol: “Mi gran árbol”, de Jacques Goldstyn

En el libro de las “50 cosas peligrosas (que deberías dejar hacer a tus hijos)” no podía faltar esta: “Trepa a un árbol”. Quien de niño pudo disfrutar de esa pequeña gran aventura, sabe el placer que esa actividad —peligrosa, sí—, nos ofrece. Lo que no es tan fácil saber es el peligro que puede llegar a significar hacerse amigo, muy amigo, de un gran árbol.

El libro que hoy me ocupa contempla la actividad de subirse a un árbol y el desafío de querer tener a este por amigo. Se trata de “Mi gran árbol”, escrito e ilustrado por Jacques Goldstyn, publicado originalmente en Canadá, por Éditions de la Pastèque, fue traducido al catalán y al castellano y publicado por la Editorial Tramuntana en 2016.

9788416578047

La historia comienza con un niño que pierde un guante. Lo va a buscar a la sala de objetos perdidos de su escuela. Bajo la atenta mirada del encargado, busca en una caja que está llena de guantes perdidos. No lo encuentra, pero no duda en llevarse otro cualquiera, uno diferente. Sale del colegio con los dos guantes distintos: uno rojo y uno verde.

El niño, que cuenta toda la historia en primera persona, está feliz y se siente muy original llevando dos guantes distintos. Claro que no demora en constatar que a la gente le causa risa, y hasta le molesta cualquier gesto original y divertido que implique saltarse una norma. El niño que protagoniza esta historia no parece muy preocupado por ello. A él no parece afectarlo el qué dirán. Es consciente de ser diferente a los demás. No le gustan las actividades en grupo. Prefiere andar solo por la vida. Y aclara: “no se piensen que me aburro. Al contrario”.

El monólogo del niño se acompaña por la ilustración a la hora de contar esta historia. La ilustración es del tipo de un cómic, aunque en esta oportunidad, más que una suerte de novela gráfica, configura un álbum narrativo extenso. Sobre fondos blancos, con trazos de tinta, pocos colores rayados a lápiz, el dibujante nos ofrece personajes, objetos y escenarios dibujados con esa ligereza tan bien cuidada que caracteriza a ilustradores como Sempé o Quentin Blake.

Luego de que el personaje nos dice que no se aburre lo vemos en una doble página, repartida en cuatro viñetas de igual tamaño, pescando en el río, estirando la masa de un pastel en la cocina de su casa, jugando al ajedrez, paseando en patineta durante la noche: siempre en solitario. El “silencio textual” de estas cuatro viñetas generan cierto suspenso luego de lo expresado verbalmente, y anteceden la gran confesión: “De todas las cosas que me agradan hacer, la que prefiero es subirme al mi gran árbol. Mi gran árbol se llama Titán”.

Podríamos decir que hasta este momento, e incluso desde antes de entrar en la historia (ya en las guardas delanteras encontramos dibujadas a lápiz en verde una cantidad de hojas de roble), se venía cumpliendo la presentación del cuento. A partir de aquí, con esta confesión, comenzaría el desarrollo.

migranarbolesp_galeria2.png

“Una vez escalada la primera gran rama todo fluye, todo es más fácil”

El árbol, que es un roble, gana en presencia, y todo comienza a suceder en su entorno. Con sus 500 años de vida, el roble Titán se nos presenta como un gran amigo del niño. El niño lo conoce en toda su amplitud y en cada detalle. Lo ha recorrido desde las raíces hasta las ramas más altas. Ha vivido con él grandes aventuras. Ha conocido toda la vida secreta que el árbol alberga. Ha sido su escondite panóptico para auscultar los secretos de muchos otros personajes de su pueblo. El niño ha compartido años de su vida con el árbol, y siempre, siempre, espera que llegue la primavera, porque es cuando el roble Titán reverdece y el niño más disfruta de su compañía.

primavera

“Estoy impaciente por que llegue la primavera”

Entonces comienza el drama. Llega una primavera en que Titán no se cubre de brotes ni de hojas. El niño espera y ruega que Titán rebrote, pero un día se resigna a que eso ya no suceda. “El Titán ha muerto”, dice el niño. Y él sabe qué se debe de hacer cuando un gato o un pájaro se muere, pero ¿qué puede hacer con su árbol?, ¿cómo enterrar el cadáver de un árbol?

Tras reflexionar sobre eso, el niño pasará a la acción. El desenlace de la historia se cuenta en las últimas 5 dobles páginas del libro (y también en las guardas posteriores). Allí no hay ningún texto. En silencio, en el más pleno silencio, el niño encontrará qué hacer con su árbol, su amigo, su mejor compañero de aventuras, que ha muerto… ¿ha muerto?

“Mi gran árbol” es una historia contada de principio a fin con un humor tierno y conmovedor. Un gran libro para una gran historia. La edición canadiense del libro es finalista en el Prix TD de Littérature Canadienne pour l’enfance et la jeunesse, que se otorgará el próximo 1 de noviembre. También ha sido seleccionado para la 12ava. Edición del premio Atrapallibres 2016-2017, integrando la terna de finalistas en la categoría de lectores de 9 años.

El autor, Jacques Goldstyn, nació en Quebec, Canadá, el primer día del año 1958. Es muy conocido por sus ilustraciones en el campo de la divulgación científica para niños, donde ha publicado varios títulos y colaborado en revistas especializadas. También se lo reconoce como humorista gráfico, con publicaciones de carácter político. En los últimos años se ha volcado con mayor libertad al trabajo en álbumes como el que comentamos, siendo sus publicaciones más destacadas: “Azadah”; “Le prisonnier sans frontières”; “Le petit tabarnak”, entre otros títulos que ya nos gustaría que lleguen por aquí.

One thought on “El trabajo titánico de querer a un árbol: “Mi gran árbol”, de Jacques Goldstyn

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s