Cerramos los «RGR» con Magdalena Helguera

Para cerrar por este año con los «RGR» (Recomendados de Garabatos y Ringorrangos), una lista de libros sugeridos por Magdalena Helguera, que se tomó su tiempo y me mandó una carta extensa justificando su selección. La copio tal como me llegó:

¿Cómo puede alguien que vive de la lectura tanto como del aire o el agua, la comida o la charla elegir solo cuatro o cinco libros dignos de recomendación? Esta pregunta tan poco original –se la han hecho, palabra más, palabra menos, casi todos y todas quienes han respondido hasta ahora la convocatoria de Germán– requiere algún criterio “acotador” y ordenador en medio de tanta abundancia y empacho lector: por género, por país, por edad de los destinatarios… (También se puede recurrir a hacer un poco de “trampa” y elegir cuatro o cinco de cada cosa… Tentador, sin duda, pero no).

En fin, en algunos casos –como el de una servidora–  hay un criterio que se impone por sí mismo, quiéralo o no el o la recomendante: el de lo que permite o no recordar una memoria algo floja. Y ojo, que el resultado de esa “poda” no necesariamente coincide con el de la calidad de la obra o el disfrute que ha producido: lamentablemente, me pasa que a veces me acuerdo perfectamente de un libro que encontré horrible, o mediocre, y no puedo recordar de qué se trataba otro que sé que me volvió loca de gusto…

Corresponde, entonces, seleccionar otro criterio que “achique” un poco más, y aquí va: voy a recomendar cinco libros pertenecientes a los géneros sugeridos por Germán, que sean poco conocidos o recordados en mi país. (Y, de yapa, agrego un par de libros de teoría sobre la lectura y/o literatura de los que no pueden faltar en la cartera de la dama o el bolsillo del caballero).

Aquí voy:

 salto cancan (escribo el título con minúscula y sin tilde, tal cual aparece en la tapa y portada del libro), novela de María Inés Silva Vila, publicada en Montevideo por la editorial Alfa en 1969.

Luego de leerlo hace varios años, prestado por alguna biblioteca, conseguí comprármelo (en Mercadolibre), lo estoy releyendo y vuelve a gustarme mucho. Silva Vila  (Salto 1926-Montevideo 1991) fue una de las integrantes de perfil más bajo de la “Generación del 45” uruguaya, de la que escribió un conjunto de crónicas con mucho humor. También publicó otra novela, unos cuantos cuentos para adultos, y un cuento para niños, El país de las cosas perdidas, que no figura en su bibliografía “oficial”.

«Misterio en el museo», de Mónica Dendi

 Misterio en el museo, de Mónica Dendi, publicada en Montevideo en 1992 por la editorial AMAUTA, en cuyo concurso del mismo año obtuviera el Primer Premio (compartido con Malí Guzmán y su obra ¿Cómo se llama este libro?). Al año siguiente, recibiría también el Primer Premio del MEC en la categoría Literatura Infantil édita.

Esta obra retoma la larga tradición de novelas de misterio protagonizadas por grupos de preadolescentes (con visita al cementerio incluida) pero, por primera vez, ubica la historia en un escenario típicamente uruguayo (y Montevideano: el barrio Buceo, con su Museo Zoológico, su playa y su cementerio) y, al decir de Luis Neira en su prólogo “contiene claros elementos de identidad”.

Obra y autora, por lo tanto, son pioneras en un género que comenzaría a hacer “furor” pocos años después en la LIJ uruguaya. Pese a esto, y a los reconocimientos recibidos, la novela no ha vuelto a ser editada, ni la he visto jamás mencionada en las reseñas de obras o entrevistas a autores/as que retomaron posteriormente este camino y suelen recibir el crédito de haberlo inaugurado.

Maluco: la novela de los descubridores (1989), de Napoleón Baccino Ponce de León

«Maluco: la novela de los descubridores» de Napoleón Baccino Ponce de León

 Este sí es conocido y recordado, pero no tanto como merece: Maluco: la novela de los descubridores (1989), de Napoleón Baccino Ponce de León (Montevideo, 1947).

(¡Sí! ¡Esta vez estuve breve! ¡Vamos que se puede!)

Mientras el lobo de Ángeles Durini

«Mientras el lobo», de Ángeles Durini

 De la uruguayo-argentina o argentino-uruguaya, la gran Ángeles Durini: Mientras el lobo (Córdoba, Comunicarte, 2005). Libro cargado de música y poesía, que dialoga con el juego y el canto infantil. No he tenido el gusto de compartirlo con niños, pero entre estudiantes de Magisterio tiene el extraño poder de despertar desconfianza, o incluso disgusto (por lo “raro”), en una primera mirada superficial, y embelesamiento y sorpresa al escucharlo leer en voz alta. 

– En el quinto lugar nos alejamos (geográficamente) del Río de la Plata, y viajamos en libro hasta Colombia, donde Irene Vasco escribió y publicó hace ya más de una década esta excelente novela juvenil que sigue plenamente vigente: Paso a paso (Bogotá, Panamericana, 1997), aborda un tema terriblemente difícil: el secuestro de un hombre, visto desde los ojos de su hija adolescente.

Y ahora, “la yapa” (en sobrio estilo Bibliografía, con un solo comentario que los abarca: ¡Quiero tenerlos en la Biblioteca del Instituto de Formación Docente!):

COLOMER, Teresa (2005), Andar entre libros: La lectura literaria en la escuela, México, Fondo de Cultura Económica. Colección “Espacios para la lectura”.

LLUCH, Gemma (2004), Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles, Bogotá, Norma. Colección “Catalejo”.

MACHADO, Ana María,  MONTES, Graciela (2003), Literatura infantil: creación, censura y resistencia, Buenos Aires, Sudamericana. Colección “La Llave”.

Magdalena Helguera nació en Montevideo (Uruguay). Actualmente vive en Ciudad de la Costa. Es maestra, Licenciada en Letras y Profesora de Lengua en el Instituto de Formación Docente de la Costa. Está cursando las Maestrías en “Lenguaje, cultura y sociedad” y “Literatura Latinoamericana” en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.
Tiene publicados treinta libros para niños o adolescentes –en su mayoría de narrativa–, numerosos textos de este u otros géneros en obras colectivas, publicaciones periódicas, libros escolares y dos obras de teatro. Sus obras han sido publicadas en su país, y también en Argentina, Chile, Cuba, Ecuador, México y Paraguay.
Desde 2000 a 2004 trabajó en un proyecto de investigación sobre narrativa uruguaya para niños y jóvenes que culminó con la publicación del libro A salto de sapo: Narrativa uruguaya para niños y jóvenes, obra que obtuvo el Premio de Ensayo Literario en la edición 2006 del Concurso Anual de Literatura del Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay.
Gran parte de sus obras de ficción también han sido destacadas en concursos nacionales e internacionales. Entre otras distinciones recibió ocho Primeros Premios, dos Segundos Premios y varias Menciones en el ya mencionado Concurso del M.E.C. lo cual debe ser un récord nacional.
En el ámbito internacional obtuvo el Primer Premio “Los niños de Mercosur” de la Editorial Comunicarte de Córdoba (Argentina) 2005, una Mención del Fondo de Cultura Económica de México en el Concurso  “A la orilla del viento” 1999 y otra en el Concurso “Los jóvenes del Mercosur” (Argentina) 2009. En 2006 fue postulada por IBBY Uruguay para el Premio Internacional en Memoria de Astrid Lindgren 2007 (Suecia). Los títulos de sus libros están ordenados en la página de Facebook que coordina con su nombre.

Anuncios

4 thoughts on “Cerramos los «RGR» con Magdalena Helguera

  1. Hola Germán,
    No sé si estoy a tiempo. De todas maneras te puedo contar. De niña, los libros que me hicieron gustar la lectura fueron los de Mark Twain: “Las aventuras de Tom Sawyer” o “Principe y Mendigo”. Fue la primera vez que recuerdo memorizar el nombre de un autor y pedir más. Además de lamentar y hacer un pequeño duelo cuando las novelas llegaban a su fin. También Luisa Alcott, por supuesto, pero a deslizarme por las palabras aprendí con Twain. Otras libros impactaron en mi vida. “Cien años de soledad”, por ejemplo que lo leí a los quince años. Los cuentos de Cortazar, también leídos en mi adolescencia. De adulta, la poesía de Idea Vilariño supo acompañarme mucho tiempo desde mi mesa de luz. “Sobre héroes y tumbas” y más aún “El túnel” de Ernesto Sábato. De los últimos años, Sandor Márai es uno de los escritores a los que sigo. Andrés Rivera es un escritor de una gran economía y sin embargo sabe llegar a las visceras. Las novelas suecas policiales de Henning Mankell y Stig Larsson, las considero excelentes. Entre los testimoniales, “Una mujer en Berlin” de una escritora anónima. Y muy recientemente, todavía estoy bajo el impacto de “Me llamo rojo” de Orhan Pamuk. Lo leí lentamente y sin esperarlo, cuando lo terminé experimenté un sentimiento de felicidad por varios días. Eso no me pasaba desde hacía mucho tiempo. Tengo la sensación de ser injusta con muchos otros escritores que me dejaron su huella pero bueno… dejo por acá. Un abrazo y feliz 2012.

    • Hola, Adriana: gracias por tu lista. Justó hoy cerré con esta idea de recomendar. Pero en este comentario quedan tus recomendados: muy buenos, por cierto. Gracias por pasar por aquí y dejarlos. Saludos.

    • Hola, Gemma: Un gusto tenerte por aquí, como recomendada y como comentarista. Te aclaro que la recomendación de tu libro corrió por cuenta de Magdalena Helguera. A mí solo me cumplió publicar sus recomendaciones y tomar nota, por cierto. Como ves, también te leemos por estos lados (y en la web, por cierto). Saludos y un buen año para ti.

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s