Conversación telefónica entre amigos sobre un terremoto

Hola, cómo va. ¡Me agarraste justito! Llegué hace un rato.

Si, vine de ahí: de la presentación de los dos nuevos títulos de la editorial ¡Más pimienta!

Era hoy, claro. ¿Se te pasó? Y bueno, hay tanta cosa en estas fechas: no se puede ir a todo, seguro.

Yo me hice un tiempito y fui. Y volví muy entusiasmado, aunque con ganas de tomar unos mates. Así que llegué, calenté el agua, preparé la yerba, dejé que hinchara y me senté a leer uno de los libros: el que escribió mi amiga Natacha Ortega, «Terremoto».

Sí, esa misma, Natacha, la de Gato Peludo, la que hace música, sí. ¡También escribe! Es su primer libro publicado.

Ahí va, sí, esa: la de rulos y lentes, la que habla como argentina pero con tono chileno. ¡Esa misma! Con la que anduvimos este año de feria en feria con los libros.

No, no, lo de andar «de feria en feria» no lo digo por los titiriteros. Esos son sus padres que andaban por acá de visita. Otro día te hablo de ellos. Dejame que ahora te cuente sobre el libro, «Terremoto», porque en cuanto me puse a tomar mate ya estaba con el libro abierto. Venía entusiasmado e intrigado por ver cómo quedó. Lo leí y lo miré varias veces.

Sí, sí, dije bien: leí y miré. Porque es un libro ilustrado, de esos que después de abrirlo y olerlo, lo primero que hacés es mirar las letras y leer las imágenes, y después al revés: leés las letras y mirás las imágenes. Y después, de nuevo, del derecho y del revés, leés y mirás y mirás y leés, y así por un rato.

¡No, qué te vas a cansar! Si está muy bien. Ahora te paso alguna imagen.

Terremoto

«Terremoto», de Natacha Ortega y Valentina Echeverría.


¿La ilustradora? Es Valentina Echeverría. Hizo un trabajo muy lindo, combinando un imaginario de caricaturas infantiles y de comic tipo manga, con un trazo sutil, con ilustraciones panorámicas a dos páginas a la par de un trabajo en detalles y miniaturas. Un libro a dos tintas, con combinaciones de tonalidades de verde esmeralda y de ocre. En algunas páginas combina ilustraciones que parecen hechas por el personaje que narra la historia —una niña pequeña— y que son como esquemas explicativos, tipo deber de escuela, y en la hoja enfrentada desarrolla esos esquemas ilustrados de manera tal que en su fantasía (la fantasía de la ilustradora, pero también la de la niña que narra y la de la niña que escribe) resultan ser la pura realidad.

¿No entendiste? O.K. Te cuento mejor: resulta que la historia es la narración en primera persona de la experiencia traumática que vive una niña pequeña en medio de un terremoto. La niña descubre, o recuerda, que esa es su primera experiencia del miedo, y nos la cuenta.

Sí, es cierto, a Natacha, la escritora, le sucedió algo parecido cuando era bien pequeña. Pero ya sabés, porque de esto hemos hablado mucho, que una cosa es la voz del narrador y otra cosa es la escritura del autor.

Ahí va, la voz del narrador es la que te tiene que comunicar el miedo que sintió cuando el terremoto, y acá, en este texto ilustrado, ese miedo se comunica muy bien desde la perspectiva de la niña pequeña (o mejor dicho: la perspectiva del susto de la niña pequeña). Además logra un tono que está buenísimo, justamente, por eso que te decía antes y que no entendiste: la narración de la aventura que vivió la niña durante ese terremoto se interrumpe con dos pequeñas digresiones, que son tales tanto para el relato escrito como para la narración ilustrada. Te decía que el relato (escrito e ilustrado) intercala un par de textos que parecen sacados de un trabajo escolar o de la escritura de un diario íntimo, y los incorpora como ilustraciones: texto encima del texto e ilustraciones encima de las ilustraciones. Esos dos apartados llevan por título: «descripción del miedo» y «descripción de un terremoto», y se acompañan de esquemas ilustrados que ayudan a las descripciones escritas.

Terremoto adentro del terremoto

Otro interior de «Terremoto»


¿Ahora entendés? Estos apartados aparecen como  escritos por el mismo personaje de la niña que narra y, entonces, generan algo muy peculiar, porque a la par de dar aire al relato es como si lo tensionaran más. Esos apartados refuerzan el relato, porque aparecen en la historia como testimonio escrito que da fe del miedo y del terremoto vivido, y a su vez, al interrumpir su transcurso, generan suspenso. ¡Dos pájaros de un tiro!

No, no te voy a contar todo el libro. Quedate tranquilo. Pero dejame que termine contándote algo que me pareció un gran acierto: el final es como un tercer apartado, pero no es una digresión. Y no puede serlo, claro, porque después no hay más nada (o mejor dicho, hay una lindísima ilustración de la niña y del miedo que pasó). Entonces, ese final, que lleva por título «Conclusión», es como tres finales a la vez: concluye el relato narrado de la niña, concluye los testimonios escritos que ofrece la niña en sus apuntes, y concluye el libro. ¡Un acierto de punta a punta!

¿Que si está bien escrito? Bueno, ya te mandé por correo un par de imágenes del libro donde podés leer algún fragmento, pero decime si no está muy bien ese símil de la montaña durante el terremoto: «la tierra se despereza como si fuera un gato». O la otra idea, la de que el ruido que hace el terremoto cuando transcurre es como el de «una ballena cayendo del décimo piso sobre un techo de cristal». Decime si eso no es literatura, ¿eh?

¿Ya abriste el correo? ¿Estás mirando las imágenes que te mandé? ¿Y decís que no quedaron bien copiadas? Y bueno, las copié recién y el scanner no es de lo mejor. Pero no te quejés tanto, bo. Además ni siquiera tengo permiso de la editora para andar copiando el libro. Más no puedo mandar.

Lo que pasa es que vos querés todo acá en internet. ¡Dejaaaá! No te hablo más. Si querés leer y mirar mejor, andá a buscar el libro. Seguro que te va a gustar. Chau.

———–

Ficha técnica:

«Terremoto»
Texto: Natacha Ortega
Ilustraciones: Valentina Echeverría
Diseño gráfico y coordinación de arte:  Sebastián Santana
Editorial: ¡Más pimienta!, Montevideo, Uruguay, 2011.

4 thoughts on “Conversación telefónica entre amigos sobre un terremoto

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s