«Ver llover» reloaded

«La Casa en el Árbol es un lugar de encuentro» dice escuetamente la información que aparece en su página de Facebook.

...un lugar de encuentro

En la descripción agrega:

“Es un refugio entre libros, papeles, lápices, pinceles y música.
Es mi taller y mi pequeña librería.
Acá se dibuja, se pinta, se lee.
Se escucha música y se escucha a los pájaros.
Se charla con amigos y también se está en silencio…”

Después, recorriendo su blog, te enterás que La Casa en el Árbol es un taller, un espacio de arte, una pequeña librería especializada, un lindo lugar que queda por Pilar, en Buenos Aires, Argentina. También te enterás que al frente (o detrás, o al costado, o en la circunferencia) de este espacio está la ilustradora Alejandra Karageorgiu.

Y como quien no quiere la cosa, uno se entera que Alejandra estuvo trabajando con July, una alumna, una «niña grande» (dice Alejandra), e hicieron un taller muy especial:

“…durante el año exploramos las texturas, las formas, los colores, los materiales… Lo que está a nuestro alrededor y también adentro. Y ahora juntamos todo eso y lo mezclamos con cuentos y poemas. Este es el primer libro ilustrado que hicimos. Con algunos de los bellos poemas del libro Ver llover, de Germán Machado y Fernando de la Iglesia, editado por Calibroscopio”.

Lo del título, pues, hicieron un Ver llover, reloaded. Los dejo con un par de ilustraciones y sus correspondientes poemas del libro:

Uno de los poemas de Ver llover ilustrado por July.

¿Qué color tiene el aire
y el agua
y los soplidos del viento
en una tarde de lluvia?

Miras la calle y ves los gatos
refugiándose debajo de los coches,
cubriéndose del frío y la llovizna.

Dependen de tus ojos
los colores.

Y cuando estás quieto
y te mojas
y una brisa te roza la cara
mientras dices:
rojo, azul, amarillo,
gatos, coches, llovizna…
las palabras te prestan los colores que faltan
en el aire, en el agua, en la calle,
en tus ojos oscuros,
sorprendidos.

Otro de los poemas de Ver llover ilustrado por July.

Y ahora se va el invierno.
Una nube se va, otra vuelve.

Liviana,
la lluvia cambia de color.

Se dora con el sol caliente,
amarillea como el pasto seco.

Y la tierra y la arena
piden
que llueva más:
están sedientas
todavía.

Y ahora tus ojos
quedan encandilados:

en el amarillo de esta lluvia
se encienden, arden y brillan.

Si quieren ver más, visiten la página. Por mi parte, muchas gracias a July y a Ale por lograr lo del principio: un lugar de encuentro. Y desde ya, me agendo visita para mi próximo viaje a Buenos Aires.  Allí nos vemos.

Anuncios

4 thoughts on “«Ver llover» reloaded

  1. Ahora, sin lugar a dudas, siento que el lugar de encuentro tiene un sentido profundo, se materializa, se hace personas y objetos. Se llena de historia y traspasa límites de espacios y de tiempos.
    Me gusta decir que una obra está completa cuando hay un espectador frente a ella, alguien que le da un nuevo sentido, ahora siento que esto tiene otra vuelta más… y otras más… es un ir y venir que me maravilla.
    Gracias, Germán, por tus bellos poemas y por la enorme generosidad de compartir esto; gracias a July por darme la posibilidad de encontrar otras miradas.
    Ale

    ¡Y te espero cuando estés por Buenos Aires!

  2. Maravilloso lugar La Casa en el Árbol. Maravillosas personas Ale, July y todas las que gustan de respirar un ratito el aire, el color, la música, las palabras y los sentimientos que allí se dan cita. Y se encuentra. Y promueven encuentros. Con otros y con uno mismo.
    ¡Qué hermosa nota! La Casa en el Árbol inspira y alegra.

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s