Espejismos

espejismo
(De espejo).

Ilusión óptica debida a la reflexión total de la luz cuando atraviesa capas de aire de densidad distinta, con lo cual los objetos lejanos dan una imagen invertida, ya por bajo del suelo como si se reflejasen en el agua, lo que sucede principalmente en las llanuras de los desiertos, ya en lo alto de la atmósfera, sobre la superficie del mar. (DRAE)

La definición que da el DRAE sobre qué es un espejismo me sirve como guía para comentar el libro-álbum, Espejismos, de Irene Singer y Gabriel Giovanetti.

Espejismos, de Irene Singer y Gabriel Gioovanetti

El juego de las «ilusiones ópticas» está presente ya en la tapa del libro, allí donde el título, escrito en blanco sobre fondo negro, echa una sombra invertida para duplicarse, y donde una foto del mar, vaya uno a saber qué mar, en qué lejanas tierras, ha sido intervenida con los dibujos de cuatro gaviotas y un barco de vela compuesto con cintas de papel pegadas al modo de gasas transparentes: esas leves veladuras.

No es frecuente hallar en un libro para niños esta técnica de ilustración: fotografías intervenidas. Pero Irene Singer ha encontrado en las fotografías que tomó Gabriel Giovanetti durante su viaje por la ruta de la seda un buen motivo para, en un juego de espejismos —las imágenes ilustradas, las ilustraciones sobre imágenes fotografiadas—, contar una historia que también juega con ese mismo motivo: el de los espejismos, las ilusiones, las reduplicaciones.

Y es que la historia —continúo aquí guiándome por la definición del DRAE, aunque ajustándola un poco a mi albedrío— narra dos melancolías invertidas: la del agua como un suelo en evaporación que no sostiene el peso corporal del navegante; la de la tierra firme como un líquido que se escurre arenoso por las manos de la pura nostalgia. O quizás no son dos, sino cuatro, las historias que en este libro se invierten —y aquí invertir puede significar tanto un cambio, una sustitución en el sentido de las historias, como un emplear, o un colocar, el caudal de los relatos heredados.

En el origen estuvo, y está, la historia de un abuelo que sufrió la nostalgia de la tierra firme (ah, ese espejismo) cuando andaba por el mar pero que, una vez aposentado en tierra firme, no podía dejar de sentarse en la playa a mirar el horizonte: “mientras la arena se escurría entre sus dedos y escuchaba el incesante sonido del mar“.

Espejismos de Irene Singer: ilustración interior a doble página.

Al final, como multiplicando ese juego fantasmático de los espejismos del abuelo, está la nostalgia de la nieta, sus espejismos, los de la fiel depositaria de una historia, que no puede menos que reduplicar las imágenes contándolas, o superponiéndolas en leves veladuras, trazos de lápiz, recortes de papel, palabras y palabras, tiempo y tiempo, para hacerse eco de una historia que viene del pasado, una historia que vuelve a comenzar, una historia que vuelve a poner el mundo en movimiento para que nosotros nos detengamos a escuchar, o que, quizás —ah, otra vez el espejismo— detiene el mundo alrededor, para que lo veamos, para que lo escuchemos, para que nos ilusionemos con él, como corresponde.

Espejismos
Escrito e ilustrado por Irene Singer sobre fotografías de Gabriel Giovanetti.
Editorial Calibroscopio (Argentina, 2011)
Nota: Este libro se puede conseguir en la Feria del Libro Infantil de Montevideo, en el stand de Dinámica Libros y Pequeño Lector.

Anuncios

8 thoughts on “Espejismos

  1. Exelente tu nota verdaderamente, comentar poeticamente un libro albun no es facil
    el libro album completa en imagenes aquello que no esta dicho redica en el lector de sensible mirada descubrir las historias ocultas en la trama de la imagen, las historias de inmigrantes que naufragaron en costas de nuestra infancia, hasta formar otras historias mas verdaderas que aquellas de donde surgieron, historias ligadas a nuestros deseos y aõranzas convertidas en nuevas verdades.
    o convertidas en libros .
    gracis por tus palabras y tu atenta y sesible mirada.

  2. German, lo que mas me gustó de la reseña es tu forma de hablar de la melancolía, como si fuera una cosa que se toca, que se huele y eso me pasó con este libro.
    No se porqué todo el tiempo pensé en la inmigración, debe ser el agua, los barcos.
    La ilustración eso es sí es lo que mas me gusta, esas texturas, las transparencias y ese azul agua…
    Me gusta este libro

  3. Hola Germán
    Sabés lo que me cuestan estas lides. Pero después de haber leído semejante pieza lietararia en reseña de una otra, estimula, alegra, motiva, seduce y quién sabe cuántas cosas más. Este milagro, por ejemplo.
    Gracias por tus lecturas y escrituras.
    Felicidades por el lanzamiento de Tamanduá killer.

    • Hola, Walter. Alegría encontrarte por aquí. Y doble alegría por saber que te agradó la reseña de «Espejismos». Se mandaron flor de trabajo (y flor de regalo) con ese libro: lo disfruté mucho.
      Lo de Tamanduá por ahora va bien. Veremos cuándo cruce el charco.
      Un abrazo.

  4. Pingback: Muestra de Irene Singer y sus «Espejismos» | Garabatos y Ringorrangos

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s