Chiquillada

Con cinco medias hicimos la pelota

y aquella siesta perdimos por un gol.

Una perrita que andaba abandonada

pasó a ser la mascota del cuadro que ganó.

Pantalón cortito, bolsita de los recuerdos,

pantalón cortito con un solo tirador.

Dice el abuelo que en los días de brisa

los ángeles chiquitos se vienen desde el sol

y bailotean prendido a las cometas,

flores del primer cielo, caña y papel color.

Pantalón cortito, bolsita de los recuerdos,

pantalón cortito con un solo tirador.

Media galleta rompiendo los bolsillos,

palito mojarrero, saltitos de gorrión.

Los muchachitos de toda la manzana

cuando el solo pica en pila, se van pa’l cañadón.

Pantalón cortito, bolsita de los recuerdos,

pantalón cortito con un solo tirador.

Yo ya no entiendo que quieren los vecinos,

uno nunca hace nada y a cual mas rezongón.

La calle es libre, sí, si queremos pasarlo

corriendo atrás del aro, llevando el andador.

Pantalón cortito, bolsita de los recuerdos,

pantalón cortito con un solo tirador.

Bochón de a medio, patrón de la vereda,

te juro no te pago aunque gane el matón.

Dos diente ‘e leche me costaste gordito,

la soba de la vieja, pero te tengo yo.

Pantalón cortito, bolsita de los recuerdos,

pantalón cortito con un solo tirador.

Fiesta en los charcos cuando para la lluvia,

caracoles y ranas y niños a jugar.

El viento empuja botecitos de estraza,

lindo haberlo vivido, pa’ poderlo cantar.

Pantalón cortito, bolsita de los recuerdos,

pantalón cortito con un solo tirador.

Chiquillada, Chiquillada, Chiquillada.

Hay canciones que, sin proponérselo, identifican la sensibilidad de una época y le dan una voz, una forma poética, una letra. Es como si cristalizaran en su decir y en su cantar la necesidad de expresión de las vivencias y los sentimientos de una generación. Por lo común, se trata de sentimientos de pérdida. La canción, en ese caso, oficia de compensación: devuelve lo que ya no está.

Chiquillada es eso.

Su letra fue escrita en 1962. La canción fue grabada en 1969. Se trata de una canción que enumera el paisaje y los objetos típicos de la infancia de finales de los años cuarenta del siglo XX e inicios de los años cincuenta. A principios de la década del setenta de ese siglo, nuestros padres, por entonces personas de 30 años, frente a esa canción no podían ocultar su nostalgia por la pérdida de la infancia. Y al cantarla, de algún modo, intentaban transmitirnos eso: «hubo una época que fue así, nosotros la vivimos, y lindo ahora poderlo contar y cantar».

La canción, luego, oficiaba para nuestra generación —la siguiente, la nacida entre los sesenta y los setenta— como un momento de intercambio emotivo muy profundo con nuestros ascendientes. Se trata de una canción sencilla, que enumera objetos y juegos infantiles: el pantalón corto, la pelota, el partido de fútbol, la perrita que es recuperada del abandono y se vuelve mascota, las cometas de papel, la jornada de pesca de mojarras con caña y boya de corcho, el juego de bolitas, los barcos de papel en los charcos…  La canción se conforma como el retrato (y relato) de un “paraíso perdido”: algunos de los juegos que nombra ya no existían cuando yo era niño (la pelota de trapo, por ejemplo, sustituida por pelotas de goma, cuero o plástico); otros sí existían, pero fueron desapareciendo.

Y más acá del “paraíso”, la canción también da cuenta de los primeros (y más rudimentarios) conflictos generacionales, tal como se manifestaban en el espacio público: he ahí la pelea con el vecino rezongón. Conflictos que significaban la posibilidad de reafirmar nuestra libertad: “la calle es libre” debe haber sido una de las primeras consignas que, cuando niños, enarbolamos como pretensión de ciudadanía, incluso allí, cuando sabíamos que la calle no era libre.

José Carbajal, “El sabalero”, fallecido en el día de hoy, a los 66 años de edad, es el autor de esta canción: una chamarrita, sí; pero también una suerte de himno del canto popular uruguayo.

Chiquillada fue versionada por prestigiosos músicos del folclore y la canción popular latinoamericana: Jorge CafruneLeonardo FavioLos olimareños. Pero para mí, esa canción, seguirá siendo siempre la del Sabalero, la de nuestra infancia, la de nuestra bolsita de los recuerdos.

José Carbajal, El sabalero (8 de diciembre de 1943 - 21 de octubre de 2010)

Anuncios

One thought on “Chiquillada

  1. Pingback: 200 | Garabatos y Ringorrangos

Comenta aquí

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s